Bancos que adopten más rápido la inteligencia artificial tendrán más ventajas

Odoo CMS- Sample image floating

 

Un estudio de UBS refiere que los bancos que adopten más rápidamente la innovación y las nuevas tecnologías, como es el caso de la inteligencia artificial, estarán en una buena posición para maximizar las oportunidades de mejorar ingresos y eficiencia, a la vez que mitigan las presiones disruptivas. En contraparte, señala, los que se demoren en adaptarse a esta tendencia corren el riesgo de perder fuerza competitiva, posicionamiento en el mercado y poder de ganancias.

El documento “¿Es la inteligencia artificial la próxima revolución en la banca minorista?”, la entidad financiera destaca el avance que esto está teniendo en diferentes industrias, y que en el caso de los bancos ha comenzado a tomar impulso, sobre todo por la llegada de nuevos jugadores como las fintech, además de los gigantes tecnológicos, que han irrumpido de forma importante en este sector en los últimos años.

Las inversiones en inteligencia artificial, afirma UBS, han experimentado un gran auge en los últimos años, con alrededor de 11,000 millones de dólares invertidos en el sector desde el 2010. Se proyecta que aumentarán a más de 47,000 millones para el 2020.

Por industria, se espera que la banca y el comercio minorista inviertan más en sistemas cognitivos e inteligentes artificial y por geografías se espera que América del Norte sea la región que más gaste.

“En un mundo en el que la potencia de la computadora crece exponencialmente, los algoritmos se vuelven cada vez más sofisticados, se generan grandes cantidades de datos y, gracias a un mayor almacenamiento habilitado por la computación en la nube, la inteligencia artificial se está volviendo cada vez más importante para la industria bancaria”, señala el documento.

Aclara que, si bien la adopción de las tecnologías de inteligencia artificial parece estar en la etapa de desarrollo dentro de la industria bancaria, los primeros en adoptarla pueden beneficiarse de las siguientes maneras: un mejor servicio al cliente y compromiso a través de un marketing personalizado y chatbots; menores costos de operación y mayor eficiencia al automatizarse tareas rutinarias, y una reducción de la tramitología y simplificando la documentación.

Otros beneficios se traducen en: costos de cumplimiento, pues la inteligencia artificial se puede aplicar al fraude y al riesgo relacionados con delitos financieros, lavado de dinero, conocimiento del cliente y presentación regulatoria; ventas cruzadas para profundizar la relación con el cliente; robo-advisor, con la gestión de activos y patrimonios; procesos de aprobación de créditos; y detección de fraudes y violaciones internas.

De acuerdo con encuestas realizadas por UBS a nivel global, tanto en mercados desarrollados como emergentes, los bancos han elegido la inteligencia artificial sobre todo para mejorar la experiencia y el compromiso de los clientes, pero también para reducir costos y lograr mayores volúmenes de ventas cruzadas.

Derivado de estos ejercicios se obtuvo que dentro de tres años se espera que 19% de todas las transacciones bancarias digitales usen inteligencia artificial, cuando hoy es de 5 por ciento. “El uso actual de inteligencia artificial en las transacciones digitales es menor en los mercados emergentes, pero se espera que éstos superen a los desarrollados”.

En cuanto a los ingresos, se espera que éstos crezcan 3% en promedio durante los siguientes tres años; además de que los encuestados estiman reducciones de los costos en promedio de 4 por ciento.

Fuente: El Economista

Share