CNBV fortalecerá lucha a financiamiento del terrorismo

Odoo CMS- Sample image floating

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tiene en su agenda de este año fortalecer el marco de prevención de financiamiento al terrorismo, un área de oportunidad que fue señalada por el Grupo de Acción Financiera (GAFI) contra el Blanqueo de Capitales en su última evaluación realizada a México.

De acuerdo con Sandro García-Rojas Castillo, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV, durante los últimos años este organismo ha establecido comunicación con las diversas dependencias encargadas de combatir el terrorismo en México para intercambiar experiencias de casos potenciales relacionados con este ilícito.

“La evaluación (de GAFI) nos da varios puntos como áreas de oportunidad. Nos dice: ‘Hay que fortalecer en tus matrices y en tu supervisión (la prevención de) financiamiento al terrorismo’”, afirmó el funcionario en entrevista.

García-Rojas Castillo añadió que, además del acercamiento que se ha tenido con otras autoridades mexicanas, también se ha buscado una retroalimentación internacional, con la finalidad de que la CNBV esté actualizada sobre el financiamiento al terrorismo y así implementar mecanismos preventivos en la supervisión que realiza a las entidades del sistema financiero.

“Estamos en cercanía con instancias federales encargadas de estos temas para conocer cuáles son, de alguna formal, los mecanismos (en casos potenciales de terrorismo) que ellas han encontrado. (Es importante) tener la información no solamente en nuestro radar sino también implementar acciones en esas metodologías que estamos invitando a las entidades financieras que desarrollen y que implementen en el día a día”, comentó.

García-Rojas Castillo agregó que también se ha buscado conocer experiencias internacionales para conocer cómo se han financiado grupos terroristas que han tenido trascendencia mundial, por ejemplo, Al Qaeda o el Estado Islámico.

“Ya tuvimos un curso con especialistas de Estados Unidos que vinieron a dar un entrenamiento específico y platicar las experiencias que ha tenido el gobierno de EU, por ejemplo, con grupos como Al Qaeda o de terrorismo islámico, para saber cómo se financió el terrorismo a través de ciertos esquemas financieros”, agregó el vicepresidente de la CNBV.

RIESGO BAJO, PERO CON PENDIENTES

El presidente de GAFI, Santiago Otamendi, ha insistido en que la máxima prioridad para este organismo intergubernamental es prevenir el financiamiento al terrorismo.

En México, el financiamiento al terrorismo, es considerado con un riesgo bajo-medio. Según la Evaluación Nacional de Riesgos el terrorismo es una amenaza derivada principalmente por la posición geográfica del país, la porosidad de su frontera y la corrupción.

De acuerdo con la evaluación de GAFI a México, en el país el sector privado tiene una comprensión clara de sus obligaciones relacionadas con la prevención del financiamiento al terrorismo, en especial las instituciones financieras, y en menor medida las actividades vulnerables.

Asimismo, GAFI destacó que aunque los supervisores financieros monitorean a sus sujetos obligados respecto del cumplimiento que tienen con las medidas de prevención de financiamiento al terrorismo, por el lado de las actividades vulnerables, el Servicio de Administración Tributaria no supervisa a la mayoría de éstas, lo que genera preocupaciones acerca del uso potencial del sector no financiero para realizar este ilícito.

Ante esto, el GAFI recomendó que las autoridades mexicanas deben fortalecer la evaluación de los riesgos del financiamiento al terrorismo para garantizar que se incluya un análisis profundo de todos los sectores vulnerables a este delito.

Además, recomendó aumentar los recursos para monitorear de forma más efectiva las actividades vulnerables; mejorar la coordinación entre organismos relacionados con el combate al financiamiento al terrorismo para detectar mejores casos potenciales para investigaciones penales y, tener un monitoreo más cercano a las organizaciones sin fines de lucro.

Fuente: El Economista

Share