Estados Unidos y Argentina acordaron cooperación conjunta contra Hezbollah en América Latina

Odoo CMS- Sample image floating

Además de abordar temas sobre la relación bilateral y la crisis venezolana, otro eje de la visita del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, a la Argentina fue el terrorismo en América Latina. Tras una reunión del diplomático junto al canciller argentino Jorge Faurie, ambos países se comprometieron a cooperarán más estrechamente para cortar las redes de financiamiento del grupo terrorista libanés Hezbollah en América Latina.

En Argentina reside una importante comunidad de origen libanés y las autoridades estadounidenses sospechan que algunos grupos obtienen financiamiento del crimen organizado para apoyar al movimiento armado, que es respaldado por el régimen de Irán.

"Con respecto a Hezbollah, discutimos sobre cómo podemos, de manera conjunta en la región, perseguir a estas organizaciones del crimen trasnacional -narcotráfico, trata de personas, contrabando, lavado de dinero- porque constatamos sus conexiones con los grupos que financian el terrorismo", manifestó Tillerson en una rueda de prensa conjunta con Faurie el domingo.

"De manera particular, abordamos la presencia del Hezbollah libanés en el hemisferio, donde consigue financiamiento para sus actividades terroristas. Estuvimos de acuerdo en que es algo que debemos atacar y eliminar", añadió.

El canciller argentino, en tanto, enfatizó que América Latina "es una zona de paz" que no debe ser amenazada por grupos externos.

"Como dijo el secretario Tillerson, tenemos que estrechar todo el intercambio posible, no solo en el diálogo sino también en la información de las acciones de los grupos que se prevalen del delito internacional para promover sus intereses, con los cuales ciertamente Argentina no coincide", sostuvo.

El Centro Simon Wiesenthal se hizo eco de este anuncio por medio de un comunicado: "Este anuncio se justifica con la aparición casi simultánea de una carta abierta a la comunidad Alawita del detenido Yusuf Khalil, acusado de servir como intermediario entre funcionarios del gobierno argentino e Irán para la adopción del Memorando de entendimiento con Teherán. Este fue pergeñado para otorgar impunidad a los acusados del atentado a AMIA en Buenos Aires en 1994, que dejó 85 muertos y más de 300 heridos. En su carta, Khalil se lamenta que, como hermano musulmán, no puede luchar adecuadamente contra el sionismo desde la cárcel. También agradece al Sheik Mohsen Ali, quien afirma que el bombardeo de la AMIA fue organizado como una provocación por los judíos mismos, así como ´al gran Muhammad Abbas´ por preocuparse por él".

"El Centro Simon Wiesenthal celebra el acuerdo de Ministros de Relaciones Exteriores, tras el bombardeo de la Embajada de Israel y la atrocidad de la AMIA, ambos seguidos de cerca por el Centro. La existencia de organizaciones terroristas en América Latina no puede ocultarse y debe incluirse en la agenda regional", indicó el Dr. Ariel Gelblung, Representante del Centro para América Latina.

"Las investigaciones que marcaron al fiscal Alberto Nisman como objetivo de homocidio, implican a los seis sospechosos iraníes buscados por INTERPOL, pero también – por asociación – a sus colaboradores locales. 24 años después, están empeñados tanto en encubrir como en repetir.

Gracias a Nisman, sabemos que la progenie iraní, las células de Hezbollah, están latentes desde Argentina hasta Venezuela como una amenaza panamericana para la seguridad continental y estadounidense. La declaración conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores es un llamado a la acción hemisférica", agregó el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales.

La violencia de Medio Oriente tocó a Argentina en 1992, cuando fue atacada la embajada israelí en Buenos Aires en un atentado que causó 29 muertes. En 1994, el centro judío-argentino AMIA sufrió otro atentado que dejó 85 muertos.

Hasta ahora, los atacantes no han sido condenados, pero la justicia argentina acusó a altos funcionarios iraníes y a terroristas de Hezbollah.

Expertos estadounidenses piensan que el grupo extremista libanés, bajo supervisión de Irán, ha desarrollado en América Latina redes de financiamiento que se nutren del tráfico de drogas.

Fuente: infobae.com/

Share