Europol e Interpol se unen contra el lavado de criptomonedas y financiación al terrorismo

Odoo CMS- Sample image floating

Durante un evento realizado en la ciudad suiza de Basilea, La Europol e Interpol detallaron en la necesidad de crear un grupo de trabajo dedicado a investigar y desarrollar políticas para hacerle frente al financiamiento del terrorismo internacional mediante el uso de criptomonedas.

En el proyecto de ley presentado por el Representante republicano integrante del Comité de Servicios Financieros de la Cámara, se propone un Grupo de Trabajo Independiente de Tecnología Financiera para repartir recompensas, sin indicar la cantidad en dólares o criptomonedas.

Durante el evento arrojó resultados concretos, traducidos en acuerdos entre las instituciones asistentes, diseñadas para reducir el uso malintencionado de criptomonedas por delincuentes y financiadores de terroristas para lavar dinero y apoyar otras actividades delictivas. Las medidas acordadas son muy específicas, incluyendo:

Un aumento en el “intercambio de información en el campo del lavado de dinero y las monedas digitales a través del uso de canales como Europol, Interpol, Egmont Group y FIU.net”.

La regulación de “casas de cambio de divisas digitales y proveedores de billeteras bajo la legislación actual contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo”.

Acuerdo sobre “definiciones claras de conceptos tales como criptomonedas, exchanges de monedas digitales, proveedores de billeteras, para que se incluyan en el marco jurídico de la UE”.

“Tomar acciones contra los mezcladores/recipientes de monedas digitales, diseñados para anonimizar las transacciones, lo que carga el trabajo de las agencias de aplicación de la ley para detectar y rastrear transacciones sospechosas”. 

Al terminar el evento, Europol ha hecho declaraciones afirmando que se observa un aumento en el uso de criptomonedas con fines delictivos, incluida la financiación del terrorismo. Para enfrentar esta amenaza, el organismo policial europeo informó que “continuará coordinando entre los Estados miembros de la Unión Europea y más allá, en un esfuerzo por responder con eficacia a esta creciente amenaza”.

Estas declaraciones emitidas por la Europol, dejan entrever que cada día habrá mayor coordinación entre diferentes agencias y entes privados a nivel mundial, tendientes a priorizar la investigación del uso terrorista e ilícito de nuevas tecnologías financieras, lo que incluye las monedas digitale

Podrían ser preocupaciones exageradas

Es probable que el crecimiento de la preocupación relacionada con la posible utilización de monedas virtuales por parte de grupos terroristas, tenga su origen en el reciente informe de la Fundación para las Democracias, que afirma, citando a Yaya Fusine, Director de Análisis del Centro de Sanciones y Finanzas Ilícitas de la mencionada Fundación, sobre que “Varios medios de comunicación que promueven la propaganda de Al-Qaeda o del ISIS, han pedido a los seguidores en las últimas semanas que envíen fondos a direcciones específicas de bitcoins”.



El mismo analista argumenta que “más grupos jihadistas están recaudando fondos con criptomonedas a medida que los precios continúan disparándose”, pero luego agrega que “en general, parece que estas campañas no han sido muy exitosas, en su mayor parte”.

El sitio Elliptic, especialista en la identificación de la actividad ilícita en la cadena de bloques de Bitcoin y proveedor de inteligencia procesable a instituciones financieras y agencias de aplicación de la ley, ha hecho pública una investigación reciente, donde indica una reducción de más del cuarenta por ciento en el porcentaje de todas las transacciones asociadas con actividades delictivas desde 2013.

En el mismo informe, Elliptic estima que las transferencias vinculadas a actividades ilícitas representan solo el 0,61% de todas las transacciones, algo que parece corroborar las conclusiones de una comisión de informes de Reino Unido, que en octubre de 2017 afirmó que las monedas virtuales planteaban un riesgo de financiamiento del terrorismo “bajo”, concluyendo que es “improbable” que aumente durante los próximos cinco años.

Fuente: crypto-economy.net

Share