Fintech representarán competencia para financieras locales

Odoo CMS- Sample image floating

Tanto la industria de las financieras tecnológicas (fintech) como los intermediarios financieros tradicionales han expresado que ambos son complementarios más que competencia, no hay duda que en ciertos segmentos sí tendrán que luchar entre sí por ganar mercado.

De acuerdo con el análisis La Evolución del Sector Fintech, modelos de Negocio, Regulación y Retos, elaborado por la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), existen sectores en el mercado en donde ambos sectores se relacionan, como los medios de pago,  donde las empresas fintech serían complementarios a los intermediarios financieros tradicionales, tales como bancos u otro tipo de entidades.

Pese a esto, en los productos de crédito al consumo es donde se verá una fuerte competencia. “En la mayoría de los segmentos (por ejemplo, casi todas las modalidades de crédito de consumo), la oferta de las empresas fintech es sustituto cercano a los productos crediticios tradicionales, por lo que es de esperarse una competencia intensa entre ambos tipos de intermediarios”, refiere el estudio.

El documento, elaborado por Aarón Silva y María Cecilia Ramos Medina, refiere que de las 238 startups fintech identificadas en México por la aceleradora Finnovista al cierre del primer semestre del 2017, 23% de este universo se enfoca a los préstamos.

“Finnovista estima que las empresas fintech de México estarán compitiendo por captar 30% del mercado bancario del país en los próximos años”, se puede leer en el estudio.

Asimismo, acota que en esta batalla, las fintech pueden impulsar la profundización del financiamiento en la economía así como una intermediación crediticia más eficiente, aunque deben de tomar en cuenta los riesgos que conlleva la actividad financiera.

“El potencial de negocio para las empresas fintech parece muy interesante ante los todavía reducidos niveles de bancarización y baja satisfacción de los clientes con los servicios de las instituciones tradicionales”, explica el documento.

El análisis detalla que la innovación que propone el sector fintech en el país genera un impacto que es difícil de prever; sin embargo, lo que es claro, dice, es que los diferentes participantes de este sector buscan competir con productos de nicho en mercados muy segmentados y específicos.

Ante este escenario los intermediarios financieros tradicionales están enfocados en desarrollar nuevos productos o hacer más accesibles y atractivos los ya existentes, por medio de sus canales digitales.

ECOSISTEMA MÁS COMPLETO

De acuerdo con el análisis, con la aplicación de la tecnología a los servicios financieros se abren áreas de oportunidad “como nunca antes se había experimentado en el sistema financiero”.

Ante este escenario, los intermediarios financieros deberán incrementar su eficiencia “y retomar su papel de impulsor de la economía”, pero ahora en un ecosistema financiero más completo, ya con las fintech incluidas.

El estudio apunta que, en la actualidad, la mayoría de las grandes empresas financieras tradicionales llevan a cabo o planean realizar inversiones fuertes en tecnología para eficientar sus procesos y aplicativos con la finalidad de mejorar la experiencia de cliente y tener una gama de productos más completa, que responda a las nuevas expectativas del mercado.

El estudio también refiere que las fintech tienen un gran potencial para contribuir de manera decisiva en la inclusión financiera. “La tecnología es esencial para la inclusión financiera, ya que tiene un gran potencial para realizar operaciones en menos tiempo y disminuir el costo de las transacciones financieras”, dice.

Pese a esto, el estudio detalla que será difícil que estas empresas fintech ejerzan un efecto de desintermediación sobre el sector financiero, como lo ha sido en otros modelos de negocio, como, por ejemplo, en la venta y renta de videos, pues en la actualidad gran parte esta actividad se realiza por plataformas en Internet y no en sucursales físicas, como antes.

En la actualidad, se encuentra en pausa la aprobación de la ley que regulará el sector fintech en México, pues los diputados retomarán su discusión y análisis hasta el inicio del próximo periodo legislativo que comienza en febrero.

El estudio destaca que “hay una preocupación de que esta regulación imponga barreras a la entrada de nuevas empresas o frene la innovación”; sin embargo, señala que, a falta de un marco regulatorio, hay un riesgo del crecimiento de este sector sin dar certidumbre a los clientes de éste.

Fuente: El Economista